Especial Yohiro Takita




Air Doll se estrena el viernes 18 de Junio

Consigue una invitación para el pre-estreno de la película en Barcelona el jueves 17 de Junio

Imagen1

Por gentileza de Golem, Casa Asia y CineAsia disponen de entradas para el pre-estreno de Air-Doll: Muñeca de Aire, del realizador japonés Hirokazu Kore-eda.  Una fantasía romántica que explora las complejidades del amor y de la pérdida, de la alegría y el dolor, de la fantasía y la realidad. El film se proyectará en Barcelona, el jueves 17 de Junio a las 22:00 horas, en el cine Alexandra (Rambla Catalunya nº 90).

Si estáis interesados en asistir, confirmar por mail a concursos@cineasia.net, el número de invitaciones que necesitéis (hasta un máximo de cuatro). Para este pre-estreno no hay entrada física, sino que se entrará al por rigurosa lista de invitados, previa confirmación por mail de CineAsia.

Imagen1

Sinopsis: Una muñeca hinchable de tamaño natural vive en un modesto piso de Tokio. No habla ni se mueve. Pero es la única compañera de su amo, un hombre de mediana edad. Él le habla, la baña y le hace el amor cada día cuando vuelve del trabajo. La rutina diaria se rompe cuando la fantasía se hace realidad. De pronto, la Muñeca Hinchable cobra vida y tiene alma. Acaba de nacer y no entiende lo que ocurre a su alrededor, aunque se da cuenta de que existe un mundo esperando a ser explorado más allá de las paredes del piso.

Entrevista al director:

Excepto Maboroshi no hikari, todas sus películas se basan en historias reales. AIR DOLL es la segunda que parte de una historia de ficción; esta vez, de un cómic de 20 páginas. ¿Qué le ha empujado a llevarlo a la gran pantalla?
Cuando leí la escena en que la muñeca hinchable derrama una lágrima, pierde el aire que lleva dentro y se llena con la respiración del hombre al que ama, me pareció muy erótica. También me pareció una escena muy cinematográfica. No había rodado nada igual antes, y me apetecía intentarlo. Era hacer el amor a través de la respiración, y estaba convencido de que podía expresarlo tanto cinematográfica como metafóricamente.

Air Doll transcurre en Tokio, pero no en la ciudad moderna que solemos ver. ¿Por qué decidió rodar en los barrios más antiguos?
Quise rodar en una zona que pronto desaparecerá para siempre. Desde el principio pensé en un edificio destartalado con muy pocos vecinos y unas torres de pisos detrás. Rodamos cerca del hospital Saint Luke, un área que fue bombardeada durante la guerra y se quedó tal cual mientras que todo a su alrededor son edificios modernos. Sigue habiendo muchas imprentas en la zona; basta con pasear por las calles para oír el ruido de las rotativas. Curiosamente, es un lugar donde no han metido mano los codiciosos agentes inmobiliarios. Se parecía mucho a lo que había imaginado para la película. Escogí una casa y la usamos de decorado.